Bien-Estar

Un nuevo enfoque de Bien-estar

En estos días de tantas complicaciones alrededor y de tantas pérdidas, algunos nos preguntamos acerca de la felicidad.

Ese instante que tenemos ahora y que “sólo ahora” podemos vivir intensamente.

Las cosas que no dijimos, los momentos que no aprovechamos, lo “a pecho” que nos tomamos algo que realmente no era muy importante!.

La vida ciertamente es un regalo: un regalo que a veces no valoramos porque es tan obvio! Y buscamos cómo complicar este preciado tesoro o nos distraemos enfocándonos en detalles que son tontos dejando de lado lo esencial.feliz

Y qué es lo verdaderamente esencial? – Ser felices! Ni más ni menos! … Ese mensaje en el pin o Facebook que hemos visto diciendo “sólo tenemos una vida y de nosotros depende que sea maravillosa” es tan verdadero que en su sencillez es subestimado. Cuántas veces nos enrollamos dándole valor a lo pasajero o queriendo forzar lo que no es posible o que ya no nos queda porque debemos avanzar?.

Este fin de semana que particularmente es especial para las madres: dadoras por excelencia y casi monopolizadoras de la preocupación por el bienestar de sus hijos …. Y de todos! es un buen tiempo para recordar por qué en los aviones te dicen que en caso de emergencia si viajas con niños debes “ponerte tú primero el chaleco salvavidas”…. Te estás poniendo tú primero el chaleco de la felicidad? Estás comprometida con tu felicidad?

Queremos hacer felices a nuestros hijos, a nuestros esposos / a nuestra pareja, a nuestros padres … Queremos ayudar y hacer felices a nuestros amigos: y nosotras?

La felicidad es una de esas cosas que debemos tener para poder darla, y en gran medida esa felicidad depende de la disposición que tengamos a ser felices. Estás dispuesta?.

Esta semana en una conferencia de Maykert González Arveláez, recuerdo que decía que una persona feliz genera relaciones sanas, logra lo que quiere, cuida su cuerpo, genera éxito y bienestar, y algo gracioso pero muy cierto: “ahorra en terapia”….

Lo mejor que podemos hacer las madres en este mismo orden de ideas -incluso por el bienestar de nuestros hijos- es “Ser Felices”, porque nuestros hijos requieren de madres coherentes que seamos y transmitamos esa Felicidad, para que sin explicar tanto modelemos conductas y ellos sepan sin decirlo, qué esperamos de ellos.

Maykert decía que la felicidad es un “legado” que le dejaremos a nuestros hijos y yo estoy convencida de que es cierto. Lo que realmente ansío para el futuro de mi hijo es que él sea feliz así que esa felicidad empieza por mi, esa felicidad, ese “estado emocional” se contagia y es lo que percibo cuando mi hijo ante alguna situación adversa (que yo estoy mirando preocupada esperando su reacción) me mira y dice después de sorprenderse pero con cierta tranquilidad “-mami, no importa” ahí descubro cómo si estás feliz superas y no te enganchas.

Uno de los secretos (no tan secretos) de la felicidad es generar gratitud, ser agradecido, valorar lo que tienes y tus logro personales, darte cuenta y agradecer…agradecer siempre!. Conocer tus fortalezas te dará bienestar. La  resiliencia es un secreto a voces, hacer uso de esa capacidad de sobreponernos al dolor emocional y salir de la adversidad saliendo fortalecidos nos hará ejemplo de optimismo, favorecerá nuestra autovaloración positiva, nos conecta con el amor y promueve nuestras capacidades. Dejar estacionado el “drama” que tanto nos gusta a las mujeres, nos ayudará a ser más felices sin poner en otros la responsabilidad de nuestra felicidad, ni en situaciones externas que podemos usar para fomentar nuestra resiliencia.

Centra tu vida en lo esencial: sé feliz!

Recuerda que “la vida es ahora, y tú eres la protagonista”.

Feliz día de las madres,

Damelis Carrabs
Coach y Trainer CRP
Como pedirle al universo.

Todos nosotros tenemos sueños y siempre deseamos mas y mas, bien sean cosas materiales, emocionales o espirituales.

Constantemente hacemos peticiones para la salud, el amor, el dinero. Ahora bien, hay un punto sumamente importante a acotar y es la forma de pedir las cosas, si, como lo escuchas, hasta para pedir algo tienes que saber hacerlo.

Estamos habituados a hablar y a pedir de forma tan equivocada, que difícilmente obtenemos buenos resultados a la hora de materializar eso que tanto queremos.

Recordemos que existen dos maneras de atraer las cosas. una es por enfoque en lo que deseo y la otra es por oponerme a lo que menos me gusta o resistirme a eso que tanto detesto. Alguna vez te has preguntado, porque muchas veces terminas atrayendo a tu vida, Praying Womanprecisamente lo que no quieres?

Pues la respuesta es muy fácil, porque estamos habituados a utilizar una palabrita muy corta pero sumamente poderosa, y dicha palabra es: NO. Si, como lo lees la palabra que es responsable de atraer a nuestra experiencia de vida, aquello que menos nos agrada, es no!

Te estarás preguntando y cómo es eso? Bueno te explico. Vivimos en un universo de inclusión por lo tanto nada se saca o se elimina, esto significa que cuando yo pido algo no debo hacerlo en negativo, porque el universo tacha el no y me da precisamente eso a lo que tanto me opongo. un ejemplo que siempre comparto con las personas que acuden a mis talleres, es que yo antes de estar en la onda del crecimiento personal y de tener todos los conocimientos que hoy comparto con ustedes mediante estos artículos, al igual que el resto del mundo, pedía mucho en negativo, y una de las peticiones que mas hacía era la de salir con un hombre que no fuese tacaño o como decimos aquí en buen venezolano que no fuese pichirre.

Cuando a esa petición le tachamos el no, tal y como lo hace el universo, que queda? Quiero salir con alguien que sea tacaño! Cual crees tú que fue el resultado obtenido por mi después de hacer semejante petición?….pues sí, bingo! Conocí alguien que resultó ser tremendo tacaño! Y te pregunto eso pasó porque el universo es malo conmigo? por supuesto que no! Eso pasó porque fui yo quien se equivocó en la forma de pedir.

Ahora bien te preguntaras ¿y cuál es la forma de pedir las cosas? bueno la forma más efectiva es pidiendo en positivo, lo cual se obtiene eliminando el no de tus peticiones y pedir exactamente lo que quieres y no lo que no quieres.

Resulta muy importante hacerse consciente de esto, ya que siempre lo digo, mientras que no aprendamos a pedir correctamente, seguiremos obteniendo resultados equivocados. La mejor forma de pedir la paz (bien lo decía la Madre teresa de Calcuta) es haciendo campañas a favor de la misma y no en su contra. Cuando nos oponemos a algo diciendo por ejemplo: no a la violencia o al abuso infantil o al maltrato animal, más allá de eliminarlo, lo estamos atrayendo e incrementando con mayor fuerza. así que queridos lectores seamos consientes y pidamos en positivo todo aquello que deseemos atraer a nuestra experiencia de vida.

Acá, t coloco algunos ejemplos de afirmaciones negativas y hago el ejercicio de pasarlas a positivas, para darte un ejemplo de cómo se hace y para que tu construyas las tuyas propias y así tengas mejores resultados en tus atracciones

Para la salud:

Afirmación negativa Incorrecta            Afirmación positiva Correcta

No quiero estar gordo                               quiero mantener mi peso ideal en xkg.

No quiero sentirme cansado                   quiero tener mucha energía y vitalidad.

No quiero comer a deshoras                   quiero comer siempre a la misma hora.

Para el dinero:

Afirmación negativa Incorrecta            Afirmación positiva Correcta

No quiero ser pobre            .                                   quiero ser muy próspero.

No quiero vivir sin dinero.                                    Quiero tener en mi cuenta bancaria la cantidad de _______

No quiero vivir con limitaciones              Quiero tener solvencia económica

Para el amor:

Afirmación negativa Incorrecta                        Afirmación positiva Correcta

Quiero salir con alguien que no sea tacaño     Quiero salir con alguien generoso, esplendido, caballero.

No quiero estar solo.                                  Quiero tener una mujer maravillosa en mi    vida.

No quiero enamorarme solo.                    Quiero atraer el amor bien correspondido a mi vida.

Como podrás observar es muy fácil pasar una afirmación negativa a positiva. En el ejemplo personal que te coloqué, mi petición positiva debió ser: deseo salir con alguien espléndido, caballero, generoso, es decir, debí pedir enfocada en las cualidades que deseaba que tuviese esa persona y no en lo que no quería que fuese. Espero que este artículo te ayude al momento de hacer ¡tus peticiones! ¡Muchas gracias por leerme! Deseo que tengas una excelente semana! Hasta la próxima!

Tu amiga Lucía

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

 

El poder de la palabra

Muchas veces hemos escuchado decir: “la palabra es poderosa”; Pero que tan cierta y cuán importante resulta esta afirmación?

Es indudable que las palabras constituyen nuestra principal forma de comunicarnos cotidianamente con otros y de expresar lo que sentimos y pensamos. En tal sentido, su importancia radica en que ellas determinan la información que los demás reciben de tu persona.

En la antigüedad cuando alguien podía escribir palabras, se consideraba como portador de un don divino, ya que las mismas determinaban lo que se podía o no hacer, como debía ser la vida y que podía considerarse como bueno o malo.palabras

Actualmente, sigue vigente ese poder, ya que las palabras pueden servir de inspiración para el logro de un objetivo o por el contrario pueden servir de método paralizante y aislarte hasta de intentar algo. El poder de la palabra radica principalmente en el impacto emocional que genera.

Una palabra positiva por muy simple que sea, puede inspirarnos, motivarnos, ayudarnos a lograr cambios favorables en nuestra vida. Por el contrario, una palabra negativa puede matar la alegría, reducir nuestra autoestima, y ocasionarnos cambios muy desfavorables.

Un ejemplo del impacto positivo que pueden tener las palabras es cuando, una pareja enamorada se casa y le dice la autoridad que preside la boda: los declaro marido y mujer! o cuando participas en algún concurso y te llaman para decirte: es usted el ganador de un viaje a Cancún con todos los gastos pagos! o cuando te miras al espejo y te dices: ¡qué guapo soy!.

Por su parte un ejemplo de impacto negativo puede ser cuando una persona acude al médico y este le dice que sufre una enfermedad incurable sea cáncer, sida etc. O cuando te llama tu jefe para decirte: ¡estas despedido! o cuando te dices a ti mismo ¡Que torpe soy!

Como podemos ver, las palabras, tienen más poder del que nos imaginamos, pues dependiendo del impacto emocional que tengan, repercutirán en nuestra vida para bien o para mal según sea el caso. Es por ello que resulta importante de aquí en adelante evaluar lo que decimos y como lo decimos, a fin de lograr un cambio favorable, tanto en nosotros mismos como en los demás y así obtener mejores resultados. Deseo que tengas una semana exitosa! Gracias por leerme! Hasta la próxima!

Tu amiga lucía

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

 

Las emociones, una excelente guía

Considerando que el universo es generoso e ilimitado, en teoría no hay nada que deseemos que no pueda ser concedido. Ahora bien todo ello dependerá de nuestras creencias más arraigadas y nuestros pensamientos predominantes.

Partiendo de que atraemos lo que pensamos y que nuestras creencias como ya vimos en el artículo anterior, pueden ser modificadas, hoy hablaremos de las emociones, una gran herramienta que tenemos a nuestro favor y que nos puede ayudar a determinar, si una vez que definimos cual es nuestra meta en la vida, estamos yendo o no por el camino correcto.emociones

Cuando Dios nos creó nos hizo a su imagen y semejanza, por lo tanto hay una parte de Dios que reside en cada uno de nosotros y que es nuestra principal fuente de bienestar, dicha parte no física, puede ser llamada de diferentes maneras, fuente, ser interno, yo superior etc. constituye el” yo soy”, es la parte más sabia de nosotros, el que sabe paraqué nacimos y cuál es nuestro propósito y misión en esta vida.

Cuando nuestro yo físico se alínea con esa parte no física y más sabia de nosotros, nuestra realidad cambia y obtenemos muy buenos resultados respecto a aquello que tanto deseamos. La mejor forma de saber si estamos o no conectados con nuestra fuente de bienestar es respondiendo a la siguiente pregunta: ¿como te sientes? Si estas atento a tus sentimientos respecto a los acontecimientos de tu vida, te darás cuenta de si lo estás haciendo bien o no, ya que cuanto mejor te sientas más estas permitiendo que la corriente de bienestar fluya y se manifieste en tu realidad. Cuanto peor te sientas, mas bloqueas la conexión, generas resistencia y en consecuencia, los resultados que obtendrás serán muy desfavorables.

Como podrás notar es muy sencillo saber si vas o no por el camino correcto hacia lo que deseas alcanzar, con tan sólo estar atento a cómo te sientes. Cuando sientes amor o entusiasmo estas sintonizando con tu fuente de bienestar, estas fluyendo y alineándote con tu yo superior, pero cuando sientes miedo, ira, desesperación, resentimiento o cualquier otra emoción negativa, estas bloqueando esa conexión y en consecuencia estancando tu expansión.

Por lo general tendemos a quedarnos enganchados en situaciones muy dañinas y que nos generan muchos sentimientos negativos. Es importante que seas consciente de que cuentas con un sistema de guía interno muy eficaz al momento de saber si lo que sientes respecto a una determinada situación, va a favor o en contra de tu bienestar.

Esta información es muy valiosa, ya que cuando eres consciente de lo que sientes, logras empoderarte y tomar el control de tu vida, manteniéndote en el aquí y el ahora y enfocándote en tu camino a seguir. Así que cuando estés desconectado, eleva tu vibración y notarás el cambio. Recuerda, cuando quieras saber si vas bien, pregúntate como te sientes!

Que tengas una excelente semana, gracias por leerme y estar allí, éxito y bendiciones! Hasta la próxima!

Tu amiga Lucía

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

Las creencias, ¿aliadas o enemigas?

Alguna vez te has cuestionado sobre el por qué de tus creencias? ó ¿De dónde vienen? ¿Porque forman parte de tu vida?, ¿cuando se crearon?, ¿cual es su validez? O mejor aún te has preguntado ¿en que te apoyan? De seguro que jamás lo has hecho y la verdad es que no me extraña, pues tendemos a creer y pensar las cosas en automático, en darlas como ciertas y en vivir como los programas de computación, por defecto.def

Hoy quiero hablarte de las creencias. Una creencia en palabras sencillas es un conjunto de pensamientos que se repiten constantemente a lo largo del tiempo. Muchas de las creencias que tenemos se originan desde nuestro nacimiento e incluso mucho antes, ya que aunque no lo creas ellas se han visto muy influidas por nuestros antecesores llámense padres, abuelos, tíos etc. Este dato es sumamente importante porque desde el momento de nuestro nacimiento hasta aproximadamente los siete años, somos unas esponjitas que absorbemos todo lo que se encuentra en nuestro entorno sin importar que eso que absorbemos sea beneficioso o perjudicial para nuestro desarrollo como individuos. Definitivamente nacemos libres pero nos vemos influenciados por nuestro entorno, al menos hasta esa edad que es cuando realmente adquirimos conciencia y discernimiento entre lo considerado socialmente como correcto o incorrecto.

Ahora bien ya sabemos que es una creencia y que principalmente se forman antes, durante y después de nuestro nacimiento, sin embargo, a lo largo de la vida tenemos vivencias y dependiendo del alto impacto emocional que tengan esas experiencias de vida es que iremos reafirmando las ya aprendidas o formando nuevas creencias respecto a los diferentes ámbitos, como el amor, la salud, el dinero etc. Esto resulta muy importante porque si una persona nace en un hogar humilde y constantemente escucha en su casa que por ejemplo: el dinero se logra trabajando muy arduamente (creencia que es muy común) su forma de ver el dinero en la vida va a ser muy sacrificada y probablemente esa persona trabajará con mucho esfuerzo, para lograr obtener dinero.

Cuando tenemos creencias tan arraigadas, resulta importante que entendamos que la vida nos presentará experiencias cónsonas con esa creencia a fin de reafirmarla en nosotros. Ejemplo: si esa persona que creció escuchando en su casa que el dinero es sinónimo de mucho esfuerzo, posiblemente a lo largo de su vida se le presentaran situaciones muy difíciles que confirmen esa creencia que tiene de que el dinero se logra sacrificadamente.

De ahí la importancia que tiene el cuestionarnos a cerca de nuestras creencias, para así conocernos internamente y sobre todo determinar además del origen y validez de la misma, su beneficio o perjuicio en nuestra vida. Una vez que logro determinar cuál es mi creencia sobre el amor, la salud, el dinero o cualquier otro aspecto, debo ver de quien proviene, quien piensa o pensaba así en mi entorno y cuál es la veracidad de esa creencia, hay suficiente evidencia de que esa creencia ¿es cierta?. Es muy importante que te cuestiones acerca de si te ha apoyado hasta ahora o no, porque así como existen creencias limitantes como la plasmada en el ejemplo anterior, existen creencias que te benefician y apoyan a lo largo de tu vida, como por ejemplo: soy inteligente, soy exitoso, soy buen amigo, la familia es primero, etc., todo dependerá de tus valores, tus principios y tus aspiraciones en la vida.

La buena noticia es que todas las creencias, pueden ser modificadas, eso sí debes ser muy consciente de que eso requerirá tiempo y disciplina, pues no podemos pretender que teniendo toda una vida manteniendo una creencia x sobre cierto tema en particular, va a cambiar de la noche a la mañana, pero de que se puede se puede y existen muchas herramientas para hacerlo. Así que manos a la obra y mucho éxito! Gracias por leerme y hasta la próxima!

Tu amiga lucía!

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

 

La gratitud más que una simple cortesía

Cuantas veces repetimos mecánicamente las gracias por algún favor recibido? ( de seguro varias veces al día) ,pero te has puesto a pensar en qué consiste realmente la gratitud? ¿En que hay más allá de decir un simple gracias? Posiblemente jamás te lo has preguntado. Pues bien deja que te diga que la gratitud más que una cortesía, un acto de buena educación, es una virtud sumamente valiosa que nos trae más graciasbeneficios de lo que imaginamos.
La gratitud es mucho más que una emoción, puesto que puede ser también una tendencia a ver lo bueno que nos trae la vida. Para estar agradecidos por algo, primero tenemos que darnos cuenta de que lo tenemos y es importante. Pero a menudo damos por sentado las cosas buenas que tenemos y nos centramos más en las que no tenemos o en las cosas malas que hay en nuestras vidas y lo mucho que deseamos librarnos de ellas.
Cuando agradecemos, abrimos la puerta a abundantes bendiciones y a la transformación de nuestro mundo. vibracionalmente la gratitud es muy similar a la energía del amor, tiene un gran poder. Tan es así que cuando nos sentimos agradecidos por algo y lo expresamos el universo nos genera más razones por las cuales sentirte agradecido.
Quizás eres de los que dice gracias solo por decirlo, no porque realmente lo sientas y ahora te preguntaras ¿y cómo hago si solo lo digo por cortesía o buena educación? Pues te doy un un tips, la mejor forma de fomentar la virtud de la gratitud es practicándola constantemente hasta que sea parte de tu cotidianidad y hasta que realmente sientas esa sensación de agradecimiento. Estamos habituados en general a dar las gracias sólo por buena educación, pero si nos hacemos consientes de tan magnífico poder, de seguro que sentiremos un gran gozo y será parte de nuestro diario vivir.
Un aspecto muy importante es la sensación de culpa con la que relacionamos a la gratitud, ya que siempre nos han inculcado que el ser agradecidos es un deber, una obligación o un compromiso moral y hasta religioso. Hoy yo te invito a dejar esos juicios de valor y a ver la gratitud como una hermosa oportunidad de florecer y de atraer a tu vida más de aquello por lo que te sientes agradecida o aquello que tanto anhelas y que aunque quizás aun no lo tengas palpable en tu vida, el universo ya lo creó y lo tiene a tu disposición. Recuerda esta premisa si te imaginas algo es porque ese algo ya existe!
Como te comenté antes la mejor forma de fomentar y alimentar esta maravillosa herramienta de bendiciones, es practicándola. Hoy te invito a hacer un poderoso ejercicio de gratitud. Siéntate en algún lugar donde tengas privacidad. Si gustas coloca una música de tu preferencia y un incienso. mira a tu alrededor, hasta consiente de todo aquello que posees y también de lo que quieres obtener. Reconócelo y agradécelo. Toma papel y lápiz o si lo prefieres y eres tan tecnológico como yo, abre un documento en Word y has una lista de diez cosas por las que creas que te sientes o puedas llegar a sentir gratitud. Anótalas y al final de cada cosa escribe la palabra gracias tres veces. Ejemplo: agradezco que tengo un excelente empleo, gracias, gracias, gracias. luego léelo en voz alta y siente como tu vibración cambia a medida que lo vas practicando. Diariamente ve incorporándole nuevas cosas a tu lista. Este ejercicio debes repetirlo por lo menos 21 días consecutivos para ver grandes cambios, ya que recuerda tenemos toda una vida creyendo y haciendo las cosas de una determinada forma y lleva cierto tiempo que tu cerebro procese la nueva información. Te deseo mucho éxito y una excelente semana!, Gracias por leerme. ¡Hasta la próxima!

Tu amiga lucía

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

 

LEY DE ATRACCIÓN

Hoy quiero hablarte de una de las leyes más poderosas del universo, la Ley de Atracción, la cual dice: todo objeto atrae aquello que se asemeja a sí mismo. esta afirmación puede parecernos muy simple pero tiene mucho significado ya que dicha ley  afecta todas las cosas en todo momento, no hay nada que no se vea afectado por ella y en este sentido podemos compararla con la famosa Ley de Gravedad, la cual existe y actúa sea o no conocida por nosotros.atraccion1

Así como la Ley de Gravedad cumple la función primordial de sostener todo cuanto existe pegado al piso, la Ley de Atracción también tiene la  función de  atraer a nuestra vida todo aquello a lo que le dedicamos atención, energía y foco independientemente de que sea  bueno o malo. En tal sentido haré unas sencillas pero muy importantes consideraciones al respecto.

La Ley de Atracción tal como la Ley de Gravedad es una ley natural ya que actúa y cumple su función siempre, seamos consientes o no de su existencia y nos afecta a todos sin  excepción.

Cuando decimos que la Ley de Atracción atrae nos referimos a que acerca aquello que deseo. Pero acá es importante acotar lo siguiente no se trata sólo de sentarme a pensar en lo que deseo y ya eso llegará por arte de magia, no, lo que implica es que debo hacer alguna acción en función de eso que tanto deseo atraer. Ejemplo: si deseo ganarme la lotería debo comprar el billete ya que de nada sirve sentarme a imaginar que me lo gané si no tengo dicho requisito indispensable.

Otro punto importante respecto a la ley de atracción es el relacionado con la vibración, la cual es digamos en palabras sencillas ese magnetismo o movimiento interno que hace que atraiga ciertas y determinadas cosas a mi vida. de seguro alguna vez has escuchado la frase: lo que es afuera es adentro?. pues bien dicha frase aunque parece simple tiene mucho significado ya que todo lo que hoy conocemos como nuestra realidad es un espejo de cómo nos vemos  y sentimos con nosotros mismos internamente. Lo cual implica que la casa, el cuerpo, el auto, las amistades, la salud, la pareja,  el jefe, el empleo o negocio que hoy tienes se corresponde con tu frecuencia vibratoria. Por ello hoy te invito a que observes tu realidad y si existe algo que no te agrade no te enojes ni te culpes, sólo busca dentro de ti y  identifica desde donde lo estas proyectando para que así cambies tu punto de atracción y tengas mejores resultados.

Existen muchas herramientas para aprender a elevar tu frecuencia vibratoria y así cambiar tu punto de atracción pero todas parten de la misma premisa. debes conectarte con tu fuente de bienestar, descubrir lo que te gusta y te conecta con la alegría, el entusiasmo, la esperanza. en mi caso particular cuando me siento mal, triste, enojada coloco una buena música que me saque de ese bajón energético. Eso si por favor no hagas como hacía yo antes de conocer la ley de atracción que cuando estaba triste colocaba baladas y eso más que elevarme me llevaba al sub suelo de la depresión! Por el contrario debes buscar una música que te eleve, que te cambie la vibración inmediatamente la mas movida que tengas! Eso por darte un ejemplo que a mí me funciona, pero en virtud de que todos somos diferentes y nos gustan cosas distintas te invito a realizar actividades que te motiven, bien sea hacer un curso de algo que te guste mucho, leer un buen libro, jugar con tu mascota, ir a la playa, meditar etc. hay un sinfín de posibilidades. Sólo es cuestión de que tu encuentres las que más te funcionen y así vayas dando pequeños pasos que paulatinamente irán cambiando tu punto de atracción,  generándote resultados  más positivos, recuerda a quien se siente bien le va bien y a quien se siente mal lógicamente le irá mal! Jamás lo olvides

Resulta importante acotar que cuando no somos concientes de la existencia de la Ley de Atracción y de la función que esta cumple en la naturaleza y en nuestras vidas, puede decirse que atraemos por defecto o en  automático y en ello influye mucho nuestras creencias base las cuales pueden ser muy positivas como por ejemplo: soy prospero, inteligente, exitoso etc o por el contrario muy perjudiciales como por ejemplo: soy feo, tonto, fracasado, lo cual determinara tu punto de atracción. Dándote como resultado lo que tienes o lo que as experimentado hasta ahora.

Finalmente, así como la Ley de Gravedad no discrimina si algo es feo o bello para sostenerlo pegado al piso.  La Ley de Atracción tampoco discrimina si algo es bueno o malo para atraerlo a tu vida. el único responsable de ello eres tú mismo, todo lo que tienes es producto de tu vibración. De ahí la importancia de que te hagas consiente de esta realidad para que comiences a usarla a tu favor de aquí en adelante y de que te hagas responsable de tu vida y tomes el control de la misma.

En este momento no importa en qué lugar te encuentres vibracionalmente hablando,  ya que si estás leyendo este articulo créeme que es porque ya vibras con el cambio! Lo cual es una excelente noticia! Ahora lo que debes es internalizar estas consideraciones y observar tu vida cotidiana para que veas la lógica del asunto, esto no es superstición sino ciencia y te invito a comprobarlo.

Observa cómo te va en el transcurso de un día en el que te levantas de muy mal humor, de seguro todo se te comienza a complicar durante todo el día, pues bien ya sabes que si esto te está ocurriendo es gracias a cómo te sientes y a la vibración que estas irradiando así que busca la manera de cambiarla para que todo mejore! Recuerda que como dice el dicho todas las malas vienen juntas y yo le agrego que las buenas también, todo depende de ti, el poder lo tienes tu.

Te deseo una semana llena de abundantes bendiciones y mucho éxito en todo lo que emprendas! Hasta una próxima oportunidad!

 

Brigithe Lucía Sandia:

Coach, motivadora, numerologo,Asesora de feng shui

Abogada civil y mercantil.

email:sandialucia@gmail.com

twitter: @lucia_saandia

Facebook: Grupo Clubdelmejoramientopersonal

Teléfono de contacto: 0212.883.16.69.

 

El 2014 y tus propósitos:

 Nos estamos acercando al final del primer mes del 2014 y ya parece algo distante la navidad y el fin de año!, ¿recuerdas la energía de esos últimos días del 2013 y el ánimo emprendedor para lograr las nuevas metas del 2014?joven

En los últimos días del año hacemos un recuento hasta inconsciente de cómo nos fue y nos planteamos nuevos objetivos para el año próximo, o ¿por qué no? retomamos los viejos objetivos, aquellos deseos que quisimos hacer posibles y que por una u otra cosa no se lograron…y si te preguntas hoy, ¿cómo ves esos deseos que quieres alcanzar en este nuevo año?, ¿los recuerdas?, o ¿ya están empezando a diluirse con el agite de estos días?.

El por qué logramos algunas cosas y otras no, no tiene que ver con la buena suerte, tiene que ver con esa vibración que le ponemos a esos deseos. Encontrar la inspiración para esforzarte o persistir en ellas a veces puede ser difícil, o puede que el entorno te haga dudar de tus propósitos pero –créeme- vale la pena intentarlo, imagina en esos momentos de debilidad cómo te sentirás cuando lo logres, por qué y para qué quieres lograrlo (después de todo, son los deseos de la persona más importante de tu vida: Tú!). Aunque hayan pasado ya unos días del año, siguen más de 300 días por delante de oportunidades…y es allí donde te invito a pensar en lo que está por venir, y no, en lo que ya pasó.

Haz una lista de esas cosas que deseas lograr este año, una lista que puedas tener a mano para facilitar el recordatorio de las mismas, plantéate cada mes lograr avanzar un pedacito en lo que estás deseando. En enero puedes tener como mínimo el logro de haber identificado cuáles son esos propósitos a los que te quieres mover en el 2014! y ya con solo empezar, tienes un punto a tu favor en el primer mes del año, ¿qué esperas?; el mes próximo actúa con determinación hacia un pasito adicional (solo un paso a la vez, no tienes que ser duro contigo mismo ni pensar que debes “estiraaarte” más de lo puedas, cada quien conoce sus medidas).

Si estás claro en lo que deseas y empiezas a caminar hacia ello, verás cómo van surgiendo alrededor un sinfín de posibilidades que no veías y tus recursos se van ampliando cada vez más, así que estamos en el mejor momento para hacer foco en nuestros propósitos, identificándonos y planificando nuestras pequeñas victorias que nos irán acercando a ellos.

No dejes que se apague la ilusión que te llevó a desear estas metas, ¡ve por ellas!

Porque la vida es ahora…

Y eres el protagonista!

 Damelis Carrabs

Coach y Trainer en CRP

Co-creando la relación que quiero y merezcopareja_viendose_a_los_ojos

¿Cuánto tiempo tienes en tu relación de pareja? Meses, años… muchos años… ¿Con qué

frecuencia se dan el permiso de experimentar algo nuevo, algo diferente, para mantener la llama

de la pasión, de la complicidad y del compartir viva; que ambos estén “presentes” en la relación?

Hoy te invito a que leas el siguiente artículo e incorpores algunas de estos tips que los ayudará a

disfrutar y a integrarse cada vez más como parejas.

Con qué suavidad, amor, respeto y admiración te comunicas con tu pareja?; Cuántas veces le

miras a los ojos mientras le hablas o te habla?; Cuántas veces le abrazas de corazón a corazón,

sin que te lo pidas, ni esperando nada a cambio?; Cuántas veces te permites darle las gracias

antes de dormir por estar a tu lado? O al despertar por el nuevo día que reciben juntos?

Cuánto tiempo dura el abrazo que los une desde el alma. Prueba lo siguiente, te paras frente

a tu pareja una mano la colocas en la parte posterior del chacra del corazón, en la espalda;

y la otra la colocas a la altura del cóccix. De igual manera lo hace tu pareja. Y respiran suave

y lentamente sintiendo esa conexión un poco más de 30 segundos. Y mientras más tiempo

permanezcan abrazados, mejor. Este es un abrazo mágico. Si lo haces sabrás a lo que me

refiero.

Te invito a que envíes una frase de amor, de extrañeza, etc., incluyendo: “sabes, no tienes que

darme respuesta alguna”. Te sorprenderás, a la larga los mensajes que recibirás.

O Compras una entrada a un cine, a un concierto, a una obra de teatro, y le invitas a celebrar

la vida, a celebrar el amor, los nuevos proyectos o los ya logrados. O le sorprendes con una

invitación a ver la película del género que le gusta; o a su restauran favorito… sólo para

conversar sobre ustedes.

Elabora una lista de cómo te gustaría sorprenderle, y la dejas en alguna parte estratégica de

la habitación, o el hogar. Y le solicitas que señale cuáles serían las 5 más importantes que le

gustaría experimentar o recibir, según fuera el caso.

Un día a la semana, jueguen a ser el “rey” o la “reina”. Consiste en que durante un día será

complacido y atendido: será bañado, un rico masaje, servido en la mesa, consentido con petición

incluida. Y la semana siguiente, le toca a la otra pareja.

Pueden hacer una lista de los restaurantes, viajes (playas, montañas, ciudades) que les gustaría

visitar, en los próximos tiempos. Actividades que les encantaría compartir, que desestresan y

llenan de energía: deportes, bailes, talleres, algún tipo de experiencia que les haga crecer juntos.

Ahora tienes algunos tips para que te diviertas en la semana. Un gran abrazo de corazón a

corazón, hará la diferencia.

Feliz inicio de semana!

Experimentar el hacerlo diferente en la relación de pareja

Te  pregunto: ¿cómo está tu relación de pareja del 1 al 10? Tomando en cuenta el 1 como muy mala, y 10 como extraordinariamente buena. ¿Cuáles son esos aspectos que te incomodan de tu relación de pareja? Puedes elaborar una lista, tan larga como te lo parejaspermitas.

¿Cuántos años tienes esperando que tu pareja cambie su manera de pensar, sentir y actuar? ¿De comprender lo que es obvio en la relación, en espera de que seas tú quien le recuerdes las cosas; o tiendes a recordárselo para que lo haga?

¿Cuántas cosas, actividades, propósitos tienes en mente que has querido compartir o has compartido en pareja, pero que no se materializan y eso te incomoda?

¿Cómo va el tiempo de calidad de vida en la relación de pareja, que no es el compartir con otros, ni agasajos ni compromisos?

¿Cuántas feedbacks has escuchado de tu pareja que los apoya en su crecimiento personal y como parejas? ¿Cuántas veces te atreves tú, a dar los feedbacks en la relación sintiendo que es una bendición para ambos? ¿Qué es lo que quieres experimentar en la relación de pareja? ¿Eres feliz?

¿Estás viviendo lo que sientes y crees que es una relación de pareja? ¿Se aman, se quieren, se desean, se acompañan, se comunican, se respetan? Saben lo que cada uno quiere en los próximos 2, 5, 8, 10, 20 años? ¿Sabes lo que tu pareja tiene como visión y propósito de vida, en lo individual y como pareja? ¿Se apoyan: sabes cómo apoyar y cómo expresar el que te apoyen? ¿Cómo te sientes y cómo te gustaría sentirte en tu relación de pareja?

Sabes qué es lo más loco, innovador, creativo y extraordinario que te gustaría experimentar en la relación y se lo has expresado? Y tu pareja a ti?

¿Alguna vez te habías planteado preguntas como las anteriores? Ahora bien, ¿te las has respondido? Sin duda es una buena dinámica personal para observar y apreciar cuál es el estado de satisfacción o no en tu actual relación.

Independientemente, del cómo esté tu relación de pareja. Cada experiencia y hasta cada desencuentro es una gran oportunidad para reevaluar, rediseñar, empezar desde página en blanco y empoderar la relación, desde lo interno en lo individual y fortalecerse en dupla, como equipo y, finalmente, experimentar lo extraordinario del ser pareja. El reto más hermoso que nos ha dado la Divinidad, el Universo o como lo quieras llamar es experimentarlo. Se convierte en una suerte de espejo, que gracias a ella puedes verte más allá de lo que lograrías verte a ti mismo y, gracias a eso, te complementarte a ti. Y lo mismo sucede con el otro.

Aún más, estamos en noviembre apenas falta un mes para culminar este 2013. ¿Cómo te has ido sintiendo con el resultado de los proyectos tanto individuales como en pareja? Y si no, lo has hecho… te gustaría hacer algo en lo que queda de este tiempo, y proyectar el 2014 en pareja. Siempre estamos a tiempo.

Hasta el próximo encuentro!

Libertad Espinoza

Para sesiones privadas y talleres

crecimientoyevolucion@gmail.com

(0416) 558 10 92 – (0212) 618 22 71

Cerrar Ciclos para Mejorar la Relación de Pareja

¿Cómo saber si realmente has cerrado el ciclo con tu anterior pareja?, o ¿parejas anteriores? Reconoces, ¿cuál es el patrón que se repite Young Woman on Beach Drawing a Circle in the Sand with a Sticken tu actual relación, o relaciones anteriores? Esta es una de las preguntas que  los participantes en talleres y en sesiones privadas me hacen.

Si queremos realizar un cierre de ciclo en la relación de pareja, hemos de ir bien adentro de nosotros mismos. Nuestro subconsciente guarda información que por momentos ni siquiera llegamos a imaginarnos. La dinámica del ser humano consiste en el relacionarse. A partir de esta experiencia se inicia la oportunidad de crecer y, desarrollarse, como ser.

No obstante, no prestamos atención a detenernos a revisar qué fue lo acontecido en una relación, o lo más cercano a ella. Cuando nos vamos relacionando se van acumulando vivencias y más vivencias. Por lo general, no la revisamos, pero en ocasiones pasamos facturas, es decir, sacamos en cara lo que se hizo, y lo que no; lo que tú no sabes, y lo que yo sí sé; lo que tú me hiciste, o dejaste de hacer.

Y vamos sumando a esta experiencia, situaciones que han quedado pendientes con otras relaciones, y con otras parejas.

En principio, más vale reconocer, honrar y dar el lugar que le corresponde en nuestro sistema la primera relación de pareja que hemos conocida, bien sea de nuestros padres, o padres sustitutos. Dar el lugar que se merece, y pedir su bendición si ahora ustedes eligen experimentar una relación de pareja de manera diferente, a lo que ellos hicieron.

Muchas veces, las experiencias de pareja de nuestros padres, nos marca mucho el camino a recorrer en una nueva relación de pareja. Hemos de estar muy atentos de que tenemos todo el derecho, y también el deber de hacerlo diferente.

Honrando y agradeciendo cada experiencia vivida y escuchada por parte de nuestros padres, o padres sustitutos. Inclusive, podemos sembrar un árbol en gratitud por la luz, por el amor, por la paz en la relación de pareja. Por el goce, por el éxtasis y el placer que se merecen vivir en la relación. Reconociendo que todos somos uno; abren su alma, su cuerpo y corazón a hacerlo tan diferente como se lo puedan plantear; y lo más hermoso es que harán de esa relación de pareja algo extraordinario, y mientras más extraordinario lo hagan, lo realizarán por sí mismo y por todas las generaciones habidas, y por todas las generaciones que vendrán. Para que cada vez más hayan relaciones de pareja más saludables, más comprometidas en crecer y evolucionar amorosa, fácil y placenteramente. Dando el lugar indicado a la pareja ancestral, a la primera pareja del árbol genealógico y la de nuestros padres.

Luego, realizamos una lista desde la actual a la primera “personita” de la que tenemos recuerdos, y me refiero a esos recuerdos de la infancia. Anotarás en una lista todas los nombres con las personas que sentiste que podías experimentar una relación de noviazgo o de pareja en sí.

Han de aparecer todos aquellos seres que te rompieron el corazón, o que tú se lo rompiste a ellos. A ese con el que saliste y más nunca te vio ni le viste. Al que rechazaste desde un inicio, al amigo del cual te enamoraste, y nunca sucedió nada, A la relación demasiado tormentosa, o a la demasiada fría.

Por cada uno de ellos vas a reconocerlo y darle su lugar. Vas a identificar 5 características o cualidades positivas; y 5 aspectos que identificaste en él como debilidad.

Una vez que realces esa lista, no te asuste si la misma es muy larga; bien seas hombre o mujer, cada quien está en la búsqueda inconsciente. El hombre  busca la madre; la mujer busca el padre que nunca tuvieron, que no dio el suficiente amor, el que no estuvo presente, el que nunca acariciaron; Y le vas a dar las gracias, y vas a ir enumerando y dando el lugar a cada uno. La gratitud de poder cerrar con cada uno, lo  que vivieron, lo que les afectó y el aprendizaje, obtenido.

Escribes, por cada uno. Al final, lo rompes y quemas en el papel que escribiste… Y recuerda, mantener el corazón abierto, y la mente despejada para abrirte a experimentar otra relación. Y si viviéndola, te aparece el fantasma: ármate de todo el valor que requieras, pide el apoyo, de un amigo, un profesional para que te ayude a ver el aprendizaje y a cerrar esos ciclos.

Te invito a que realices unas cartas de vaciado, un perdón a cada uno. Y luego escribes, lo que sí quieres experimentar y compartir en una relación de pareja. Porque a partir de aquí es cuando todo empieza a fluir.

 

LIBERTAD ESPINOZA

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

Experimentar el Cambio en Pareja

Cuántas veces has escuchado y te has escuchado expresar lo siguiente: “Otra vez estoy en esta misma situación.”; o “¿Pero, cuál será el aprendizaje que me está mostrando esta vivencia?”. ¿Cuántas veces tú y tu pareja discuten por los mismos cambio-parejaacontecimientos; se pasan factura; o ya sienten que no hay ganas de escucharse más, de darse otra oportunidad, de hacerlo diferente; porque las veces que lo han intentado lo han hecho a través de un “paño caliente”, y sucede una suerte de adormecimiento de la situación, paradespués, más adelante, repetirse con más fuerza, sumando así otro paso más camino a la distancia y al desencuentro en pareja. O hay quienes quieren cambiar, saben el cambio que requieren pero no cómo accionarlo.

¿Por qué sucede? Cuál es la fuerza, el hilo invisible que mantiene atada a la pareja a la falta de merecimiento, de disfrute, goce y placer. Pero, si tomara la experiencia en pareja como una extraordinaria oportunidad para madurar, crecer y evolucionar. ¿Qué pasaría si te dieras el permiso de experimentar que la vida es puro cambio?; que la relación de pareja te muestra cómo ha sido tu historia personal, y cómo se encuentra tu niño interno: emocionalmente herido, frustrado, abandonado, rabioso, decepcionado y que por ello la vida se vuelve gris, monótona, con una plantilla íntima y sexual, en la que cada célula reconoce de antemano el paso a paso y el resultado de insatisfacción que quedará como resultado de ese encuentro.

Muestra cómo vivió ese adolescente y se encuentra atrapado en un coraje, una fuerza y una visión toda dormida o reprimida. Creando conflictos y peleando, viviendo una permanente actitud de victimismo impotente y prepotente en la relación. En la que la evasión al compromiso y a las responsabilidades son  constantes. Las relaciones no se consolidan, y si se mantienen se vive en un eterno conflicto.Te quejas, aunque antes no nos divertíamos, al menos salíamos a comer un helado, una cena, una fiesta entre amigos y familias. Y ahora por qué no, porque, ahora es “nada” o “muy poco”. Todo es un cansancio, unas ganas de no hacer. No hay chispa, no hay diversión. No se ve ni se encuentra solución para nada.

Él viendo televisión, con sus juegos, sus películas, su periódico, sus negocios, su Facebook o su twitter. Ella todo el tiempo con sus hijos, su familia, amistades, transformando aquella parte del cuerpo que la haga sentir diferente. Entonces la aventura, la fuerza, la novedad, el ir más allá, el trascender sus propias metas individuales y como pareja quedan rezagadas, y se diluyen en banalidades.

O nos muestra un adulto queriendo materializar un sueño inalcanzable,  buscando complacer sin ser complacidos; dando todo esperando que en algún momento se le reconozca, se le tome en cuenta, se le quiera; o convertido en la mamá o el papá de la pareja: diciendo qué y cómo hacer las cosas; cómo vestirse; dónde ir; qué comer. O solicitando de su pareja que se lo diga, porque si no siente que la pareja no le ama.

Si nos diéramos la oportunidad de experimentar el cambio. Transformaríamos amorosa y divertidamente, sin competencias, a nuestro niño herido y nuestro adolescente no desarrollado hasta convertirlo en un adulto visionario abundante, próspero y feliz. Si identificáramos qué es aquello que nos disgusta, nos distancia y separa en la relación. Y asumiéramos responsablemente lo que la pareja nos muestra, como el momento perfecto para auto reconocernos en el quién somos, qué queremos y hacia dónde vamos, que la vida se vuelve interesante cuando este viaje se realiza entre dos, porque se pueden ver, escuchar e identificar lo que cada quien no logra hacerlo en sí mismo, convirtiéndose en un gran equipo.

Y de esa manera apoyar en el sueño individual y co-crear el de pareja. El que cada uno identifique qué es lo que le hace ser y sentirse mejor ser humano; mejor hijo, mejor hermano, mejor padre, mejor amigo y mejor pareja. Y que se puede determinar un tiempo para vivir y experimentar, cada actitud, hábito y desarrollar todo el potencial, que no es únicamente ser mejor profesional ni mejor padre.

Igualmente, revisar periódicamente según el ritmo y el tiempo en los propósitos. Comunicándole a su pareja cómo se pueden apoyar; así como, preguntarse a cómo pudiera ser el hacerlo diferente. O cómo quisiera sentirse apoyado.

La pareja termina siendo el mejor compañero, el mejor espejo, donde ves reflejado aquello en lo que has crecido; y aquello en lo más puedes seguir desarrollándote. Sin duda, una de la más hermosa oportunidad de experimentar el cambio en pareja.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

Previa cita

La pareja y el placer sexual

¿Cuál es tu frecuencia de encuentros íntimos, con tu pareja? ¿cuánto es el nivel de satisfacción de esos encuentros íntimos, intimodel 1 al 10? Entendiendo 1 como el mínimo y el más insatisfactorio y el 10 como el máximo nivel de satisfacción. Tus encuentros son rutinarios, silenciosos, invasivos, obligatorios, decepcionantes, desgastantes o motivadores, entusiastas, energéticos y sagrados.

Osho, un gran maestro indú nos ha dejado hermosas enseñanzas, entre tantos temas y realidades, el comprender la maravillosa oportunidad que tenemos de autoconocernos a través de nuestra relación de pareja. Y lo ilimitado, creativa y expansiva que puede convertirse nuestra existencia. Existe una frase que encierra todo: “la parte visible de nuestra ALMA es nuestro cuerpo, y la parte invisible de nuestro cuerpo es el ALMA”. Alma y cuerpo una sola realidad. El éxtasis en la relación y en la vida en pareja es cuando se logra esta integración de cuerpo y alma, en la que la mente desaparece.

Pero, cómo se da ese proceso para llegar a experimentar la fusión alma-cuerpo. Al inicio en toda relación surge una suerte de purificación consciente e inconsciente.

En nuestra cultura occidental el  esquema de pensamientos nos ha llevado a unirnos en pareja, a partir de una conexión “física”, una atracción sexual; otras  a través de ciertas experiencias que invitan a la pareja a unirse: por  conocimientos, estatus, cultura, creencias religiosas, o desde la emocionalidad, etc. Igualmente, la separación también se da por razones parecidas.

Pero para despertar (en algunos casos) y mantener el deseo, placer y goce sexual en la pareja depende de la historia personal de cada quien. Ya lo hemos dicho en reiterados artículos, la vida de cada ser humano es, total y absolutamente, sagrada.

Si en la historia personal de cada uno de los integrantes de la relación ha existido alguna experiencia percibida y, por ende, aprendida como traumática: falta de expresión amorosa, en aquellos casos en los que los padres, o parejas posteriores a nuestros padres, no hayan demostrado algún tipo de afecto o manifestación física, como abrazos, besos; o algún tipo de acercamiento por mínimo que sea; o muerte, abuso sexual, psicológico, violencia; o presenciado algún acto de violencia o abuso; bien porque lo haya experimentado directamente o  porque lo haya observado, tanto como si se lo haya supuesto. Experiencias de este tipo predisponen  o no el disfrute o el placer sexual en la relación de pareja. Si quien lo haya vivido, no lo sanó en su interior.

Por ello invito a la pareja, iniciar un proceso de autobservación sincera, honesta y directa sobre las siguientes interrogantes: ¿Cuál es tu frecuencia de encuentros íntimos, con tu pareja? ¿cuánto es el nivel de satisfacción de esos encuentros íntimos, del 1 al 10? Entendiendo 1 como el mínimo y el más insatisfactorio y el 10 como el máximo nivel de satisfacción. Tus encuentros son rutinarios, silenciosos, invasivos, obligatorios, decepcionantes, desgastantes o motivadores, entusiastas, energéticos y sagrados. Reconoces qué piensa y siente tu pareja? ¿Cuál es la realidad de sus deseos, sus disfrutes y placer? Son mayores o menores que los tuyos?, ¿cuántas diferencias, acuerdos o desacuerdos existen en esta área de tu vida?

Cuántos dolores de cabeza y malestares “inducidos” se manifiestan en tu relación para evitar esos encuentros: el cansancio por el trabajo, los hijos, el espacio de la vivienda, alguna incomodidad física, cuánta “frigidez”,  “impotencia” o “eyaculación precoz” caracterizan la relación, en otros casos, la rutina, la falta de creatividad y/o alguna exigencia que se torna innegociable en uno de los integrantes de la pareja.

No existe juguete, ni afrodisiaco, ni película que pueda transformar esa realidad. Lo indispensable es ser sincero, honesto y transparente en lo individual. Tu pareja no tiene que hacerte llegar al cielo, si primero tú no has llegado al cielo por ti mismo.

Y te preguntarás cómo. Cuándo en la relación surge alguna dificultad en esta área, la invitación es a revisar la historia individual, y acudir a un especialista cuando te das cuenta que no pueden trascender esta experiencia solos.

Encontrarán que el origen está en una experiencia previa, ubicada en una primera experiencia vista o vivida por parte del afectado. La realidad íntima de la pareja será una consecuencia natural de cómo haya sido superada o no esa experiencia por parte de los involucrados, no el conflicto en sí.  Es decir, cuando existe un conflicto sexual, ese conflicto no surge producto de la relación con tu pareja. En efecto, se manifiesta y surge porque está en tu subconsciente como memoria, y gracias a la convivencia en pareja algo se activa dentro de ti, que trae el malestar, la incomodidad, el rechazo en la relación. Pero, la verdad es que el origen está en la experiencia que hayas tenido cuando iniciabas tu vida, hasta que ya fuiste adolescente. Toda vivencia que encierre esa primera vez.

Te invito a que busques dentro de ti cuáles son los pensamientos más limitantes, más negativos que tienes con respecto a la relación de pareja, al cuerpo, al amor, a la sexualidad, al hecho de ser hombre o de ser mujer, al amor, al sexo, al dinero, al trabajo, a los encuentros íntimos, a la frecuencia, a la intensidad, a la creatividad, al placer, al disfrute. Cuáles son los pensamientos que te impiden disfrutar tu relación de pareja. Te darás cuenta que esas creencias te llevan inevitablemente a vivir la experiencia de disfrute o no que tienes en tu relación.

Si es así, si existe algún tipo de dificultad, te invito a que busques un especialista, un terapeuta y sana esa experiencia, si la tienes consciente. Y si no inicia una terapia para que llegues a la memoria que te limita tu felicidad en pareja.

Confío en toda la consciencia que pueda despertar en ti, después de haber leído este artículo.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

Previa cita

Nuestros hijos nos ayudan a crecer en amor

Queridos amigos, en esta oportunidad he elegido escribir sobre los hijos. Esos seres maravillosos que nacen producto del amor entre un hombre y una mujer en la que se profesan amor, en la mayoría de los casos, y eligen traer al mundo a los hijos1hijos como una extensión de dicho amor. Ahora bien, independientemente de cómo han llegado  los hijos en la relación de pareja, esta realidad se convierte en una extraordinaria oportunidad para crecer tanto como pareja, familia y, por supuesto, como hijo.

Un hijo nos conectará con la fuente de amor, de nutrición, apoyo y compartir que habita en cada uno de nosotros. Pero, lo más hermoso es que nos invitará a ser cada vez mejores seres humanos. Muchas veces pensamos en un mundo mejor; con mayor seguridad, más íntegro, menos estafas, menos conflictos, asesinatos, robos, relaciones conflictivas. La base de esa nueva realidad es una relación de pareja en amor, respeto, confianza, apoyo y comunicación. Y por extensión con los hijos.

Ciertamente, no hemos tenido escuela de cómo ser padre, ni escuela para vivir en pareja. Pero, la convivencia se convierte en toda una universidad, con maestrìa de vida  incluida. Y qué espera el hijo, sentirse amado, honrado, respetado, admirado y apoyado por ambos progenitores. No sólo por uno de ellos, sino por ambos. El cómo haya sido formado determinará, en menor o mayor medida, su vida futura. Será lo que transferirá a la vida y a  las relaciones, a medida que va creciendo se convertirá en su universo.

Pero sabemos que no siempre es así. La realidad es que muchos hijos o no tienen mamá o no tienen papá. O si los tienen, cuando se da la convivencia el compartir se reduce a experiencias bastantes limitadas porque el trabajo, las responsabilidades, los negocios, las dinámicas del mundo adulto ocupan un tiempo y un espacio para la producción, el sustento y las relaciones en la búsqueda de una mejora en la calidad que cada quien comprende quiere vivir y ofrecer a la familia. Con los conflictos incluidos que cada relación de pareja y familia tiene.

No obstante, los hijos muchas veces se sienten solos;  o son cuidados por padres sustitutos (madrastras, padrastros), por un familiar cercano (abuelos, tíos, etc); o la señora que apoya la limpieza de la casa, o alguna disciplina (kárate, natación, música, clases de nivelación…) Lo cierto, es que nunca nadie sustituirá a los padres, que en definitiva es lo que ellos necesitan, independientemente de la edad en la que se encuentren. Y es que ser padres es una hermosa responsabilidad que nos ayuda a crecer. Y nos podemos divorciar de la pareja, pero jamás nos podremos divorciar de nuestros hijos, ni los hijos de sus padres, porque ese lazo es indisoluble. Por ello, vemos cómo al pasar el tiempo, por muy distanciados que hayan estado el uno del otro, por una u otra circunstancia, vuelven a reencontrarse, muchas veces a reconciliase.

A medida que nuestros hijos van creciendo, en ocasiones se va desarrollando la dinámica de comunicación, de confianza, de apoyo, de amor, etc; o todo lo contrario, con todos los conflictos por muchos conocidos.

Una manera hermosa de sanar, es darnos cuenta que nuestros hijos nos conectan con nuestro propio niño interno, dolido, herido o espontáneo, alegre, creativo. Muchas veces, se discute, muchas veces se distancian. Y la pregunta sería a quién crees que te recuerda  la conducta, la forma de pensar de tu hijo. Cómo te comportabas tú en esa situación. Y allí es momento de darte cuenta. Muchas veces, tu hijo, se comporta como tú te comportabas cuando niño. O en otras ocasiones, se comporta como tú quisiste actuar. Pero por miedo, por rebeldía no lo hiciste. Entonces, en principio es momento para cerrar ese ciclo contigo mismo. Al igual que es una hermosa oportunidad para que experimentes hacer las cosas diferente. Hasta lograr sincronizar sus focos, sus centros, su visión y propósito de vida.

Lo importante de empezar a observar e implementar en este caso. Es que todos nosotros necesitamos del amor, de la aprobación, de acompañamiento, del compartir con nuestros padres. La invitación es que si ambos están vivos, ambos se involucren en la formación, en la crianza y en el aompañamiento de sus hijos. Independientemente si vives o no vives una relación de pareja como padres. Pero, el amor, la comunicación, la armonía, el respeto, el apoyo que tu hijo  vea entre sus padres, le generará una estructura de confianza, de expansión, de contención y desarrollo que le permitirá un desarrollo pleno en el hijo.

Te invito a reflexionar sobre el tiempo de calidad que pasas con tus hijos. Sabes quiénes son, conoces sus intereses y preferencias, cuáles son sus miedos, sus mayores deseos, su sueño, cómo quiere crecer, desarrollarse, cuáles serán sus aportes para que este mundo sea mejor.

Así como pasas tiempo con tu pareja, igual haz de pasar tiempo con tus hijos. A pasear a divertirse con ello, no sólo con la nueva pareja, sino solo papá o mamá, en la que él sienta su presencia y contención. Para que cuando crezca, cuando sea un hombre o una mujer adulta, no le cobren a la sociedad, a la pareja todas las carencias físicas, mentales, emocionales y espirituales y perpetuemos las buenas relaciones, para hacer de este mundo siempre un mundo mejor. Y aquí caben todos, inclusive los hijos tuyos, los míos y los nuestro. En esta sociedad en que cada vez más las uniones y las separaciones en parejas son tan rápidas, que en ocasiones los hijos ven las relaciones como un conjunto de flashes que pasan frente a sus ojos. Y él preguntándose, en el mejor de los casos, qué será de su vida?

Por lo que si queremos una mejor sociedad, ser mejores ciudadanos. Empecemos por ser, en principio, cada vez mejores personas, sanar nuestras relaciones de niños heridos, y ser mejores parejas para formar una familia estructurada en luz, paz y amor. La responsabilidad es de todos.

Namasté.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0416) 558 10 92 – (0212) 618 22 71

Para sesiones y talleres Previa cita

Eres un evasor al compromiso, descúbrelo.

Hoy quiero ofrecer algunas reflexiones sobre lo mucho que afecta la evasión al anillo-compromisocompromiso en la relación de pareja, y en el relacionarse en sí. Y no me refiero sólo al compromiso de vivir o no una relación de pareja, sino en la manera cómo se asume la dinámica. Inclusive, en aquellos casos en los que no se experimenta“la convivencia”,  y se forma parte del gran número de personas que se dicen están en la búsqueda de una relación, o uno de los casos en los que se piensa, “si yo tuviera una pareja”… Pero, te has preguntado o, más allá, te has respondido “si eres un gran evasor al compromiso” y por ende al amor?

El hecho es que no hay compromiso, porque tú o la otra persona no se “comprometen”, y en el fondo es el gran miedo de sufrir otra vez el abandono o rechazo que experimentaron en su infancia a través de sus progenitores. Pero, esta realidad no sólo se refleja en la relación de pareja, sino en todas las relaciones personales, laborales, de proyectos, familiares, sociedades, entre otros.

¿Y cómo reconocer si eres un evasor al compromiso en la relación? En inicio, si eres de las personas que te cuesta precisar fecha y hora para los encuentros. Ante la pregunta: “¿cuándo nos vemos?” explicas, argumentas, surgen excusas o te incomodas o, inconscientemente, evades, pero no respondes. Y si es por mensaje de texto, dejas a la otra persona esperando, aún más, este es el punto de partida de discusión en las relaciones. O te llenas de responsabilidades impostergables, o de muchos compromisos laborales, y otros terminan estando primero que tu compromiso.Tampoco llegas a las citas, porque surgen imprevistos que retardan la llegada o el encuentro en sí.

Otras de las razones, sería si descartas el darte “el permiso de experimentar” la relación con alguien que te gusta, porque te quedas enganchado en la fantasía inconsciente y tienes el síndrome de la “búsqueda y/o espera” de la pareja que “realmente, te hará feliz”.

Pero, revisemos un poco, ahora en tu historia personal: Cómo fue la relación con tu mamá, si eres hombre; o tu papá, si eres mujer?¿No estuvo? Eres el número X,  entre una cantidad de hermanos y tu “mamá o papá” casi no te tomaban en cuenta o porque eres el mayor y partían que lo podías todo tú sólo, o eras el menor o no estuvieron contigo; por mucho que hicieras en su momento, no llenaste sus expectativas;  sus compromisos laborales, o sus otras “relaciones de pareja” lo mantenían ausente en tu vida? Fuiste rechazado o abandonado a primeras años de tu infancia, por alguno de ellos?

Lo cierto, es que alguna de las realidades descritas anteriormente aumentan la probabilidad de que formes parte del grupo de personas “evasores al compromiso”, hasta el punto de “comprometerse” en relaciones emocionalmente tóxicas, porque recrean una y otra vez, el dolor inconsciente del rechazo o del abandono que vivieron durante su infancia.

Aún más, algunas conductas adictivas son la manera cómo el inconsciente busca adormecer el dolor original del rechazo o abandono: Por eso se toma, por eso se juega, por eso se es un adicto al trabajo; así como la depresión, los miedos, el control por parte de la pareja, paranoias, obsesión; o el hombre que ha tenido muchas mujeres o mujeres que han tenido muchas parejas, porque no han encontrado a quien le haga feliz.

En el fondo están en búsqueda de ese madre o padre”. Y endosan la paz, la tranquilidad y el amor en la relación que “ilusoriamente” les haga feliz; así como ciertos miedos internos por parte de la pareja de una posible traición, son producto de la relación de rechazo o abandono que se haya vivido cuando niño.

Si te sientes identificado en algunas de las situaciones expuestas anteriormente, es un primer gran paso. El siguiente,  es responderte: ¿cómo serían tus relaciones personales y de pareja sin esta fantasma de rechazo, abandono o evasión al compromiso? Y, finalmente, ¿qué quieres y cómo mereces vivir tu relación de pareja? Y ahora qué harás?

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0416) 558 10 92 – (0212) 618 22 71

Para sesiones y talleres Previa cita

Couple Fighting

Acciones que nos distancian en la relación

Hoy he querido dedicar esta sección a acciones específicas para que logres identificar y, con ello, evaluar  parte de la dinámica que caracteriza tu relación de pareja. Es importante tomar en cuenta que aunque en la actualidad no te encuentres en crisis, te invito a reflexionar cuántas veces experimentas algunas de las realidades que en los párrafos de abajo se describen. Lo cierto es que  a la larga van a transformar tu relación en aquello en lo que tú no quieres. Así que iniciemos:

¿Cuánto tiempo permaneces conectado a las redes sociales y/o chateando por teléfono, y  tu pareja te lo ha reclamado? Pero a ti  te parece que está exagerando. Has contado las veces y la frecuencia con que lo haces?Lo cierto, es que en la actualidad, éste es uno de los reclamos más comunes en la pareja durante las consultas de terapia y coaching.

Él o ella, permanece abstraído(a) en la comunicación con el afuera. Y la pareja le ve tan “entretenido”, “alegre”, “atento”. Pero, quien observa empieza a dar rienda suelta a su imaginación, preguntándose: “con quien habla, sobre qué y compara el hecho de  que cuando están juntos no es tan “atento”, ni se le nota tan “agradado”.

Así se llega a casa y durante las comidas, es decir, al momento de la cena, o en un restaurán, inclusive, antes de dormir es puro chateo o full internet. Luego, llega la noche, hora de irse a la cama y la pareja que ha estado chateando y conversando “con X” busca un acercamiento íntimo, directo o indirectamente con su pareja. Pero, recibe como respuesta un no, un dolor de cabeza o una mala contesta. Todo termina en una incomprensión, en muchos casos, terminan disgustados y se duermen sin hablar. Surge así una realidad de incomunicación para ambos. Quien ha sido rechazado se pregunta en el interno y en el afuera “el  por qué encuentra en la cama a una pareja, molesta e indiferente ante la situación”, cuando pudieran pasarlo divinamente “rico”, o termina expresando: “después no te quejes cuando sea buscado y no consigas nada” ¿Esta situación te parece conocida?

La invitación es a reflexionar para qué vives en una relación de pareja. Y cómo quiere que sea tu relación. Cuál es el lugar que la pareja ocupa en tu vida. Viven juntos, cuánto tiempo del día comparten: conversaciones, intereses, y qué lugar ocupan las redes sociales, el teléfono, el televisor o cualquier otro hobbie en tu vida.  Cuánto tiempo del día/semana discuten por  situaciones similares. Cada cuánto tiempo surgen las discusiones y, realmente, a qué se deben.

Así que proseguimos con otra, ¿cuánta es su frecuencia sexual?; ¿qué tan satisfactoria es la relación en sí?; es pura rutina o son creativos?; ¿conversan de lo que les gusta o no les gusta, sexualmente? O es un tema obvio que cada quien sabe cómo es. Conversan de lo que enciende la pasión, el erotismo, la chispa, el deseo. Participas, y te ocupas en sorprender a tu pareja en esas peticiones. Pides que te sorprendas. Llegan a acuerdos, previos o durante el encuentro íntimo. Le pasas factura a tu pareja por hechos y disgustos  anteriores que te han desagradado, y como castigo te niegas a compartir sexualmente cuando te lo pide. Pero, no le dices nada, no le explicas, no hablas de tu malestar, de tu incomodad y te lo callas. Esa es una forma de manipular  y de pasar factura sin aclarar nada en la que ambos salen perjudicados.

Cómo identificarías tu preámbulo sexual. Este es un aspecto muy importante en la relación. Cierto es que la dinámica social, laboral y familiar nos absorbe, muchas veces sin darnos cuentas. Tanto que termina afectando nuestra intimidad de pareja. Por las reuniones sociales, la llegada de los amigos a casa hasta altas horas de la noches, o algunas veces se quedan varios días y, entonces, hay que atenderlos, o los hijos cuando están pequeños. La rutina de los niños nos hace sentir más padres que pareja.

Los informes de trabajo que se llevan a casa.  En definitiva, pareciera que siempre aparece un “argumento” perfecto que va distanciando los encuentros por el cansancio que deja el atender las demandas del día a día.

Por otro lado, existen algunos “hombres” con grandes, un poco más o menos deseo sexual, que expresan o no su interés e intención de compartir íntimamente con sus parejas y, sin dudas, la aman. Pero, les gana la rutina, el cansancio y terminan haciendo todo de la misma forma. Y ni siquiera se dan cuenta de ello.Sin caricias, sin besos previos, sin ningún tipo de estímulo ni físico, ni visual, ni auditivo y si existen son muy fugaces o dura muy poco tiempo.

Una vez se excusan en el cansancio del trabajo, en el día de la semana, que si es muy tarde, que si es muy temprano y hay que ir a trabajar, cambiándolo siempre por el rapidito y el mañanero. Y estos hombres terminan creyendo que han complacido a su pareja, o piensan que es obvio que se sientan complacidas.

Una de las maneras en que la pareja puede crecer y compartir  muchísimo es desde el deseo, desde la complicidad, desde el placer, desde el disfrute es a través de su sexualidad. Ésta es la energía vital, creativa, productiva y una gran bendición para el ser humano. Es la gasolina que encuentras en la bomba para tu carro, en este caso tu cuerpo para que funcione de la mejor manera.

Llena de energía a la pareja, de creatividad, impulsa los proyectos, a la prosperidad, a la fluidez de los negocios, porque la sexualidad es la energía de vida que te llena de alegría, de pasión, de motivación, de creatividad, entusiasmo, espontaneidad, mejora el sistema inmunológico, da brillo a la piel, al cabelloy hasta da foco y dirección cuando la disfrutas desde el alma con tu pareja. El disfrute sexual en el adulto es el juego del niño durante su infancia.

Pero, cuando nuestra sexualidad no fluye en la intimidad es momento de reflexión y, sin dudas, nos invita a crecer, a compartir más, a nutrirnos a través de literatura apropiada o de un profesional.

Tal vez le estamos dando mucho énfasis al trabajo, tal vez exista en ti un niño(a) herido, que trabajó mucho en su niñez y no aprendió a disfrutar a esa edad por la cantidad de responsabilidades que debió asumir, y tu mente está acostumbrada a no divertirse.

Lo hermoso de convivir y compartir en pareja es que nos ayuda a reconocer qué parte de nosotros puede ser cada vez mejor, para disfrutar, para acercarnos y llenarnos de full energía positiva para vivirla vida a plenitud.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

Previa cita

padre

Honrar y cerrar ciclos

Honrar y cerrar ciclos para experimentar relaciones más armónicas y saludables.Por lo que te pregunto: ¿cómo han sido tus relaciones con la energía femenina y la masculina?; ¿madre y padre?, ¿Cómo describirías la relación con tus padres biológicos o sustitutos mientras crecías?, ¿cuántas parejas has tenido?, ¿cómo han sido tus relaciones de conflicto,  infidelidad, control, abandono, entre otras?

Ahora, te invito a que respires: tomes lápiz, papel y escribas el nombre, o aquella expresión con la que puedas identificar a cada una de tus parejas, cuasi pareja o amores platónicos. ¿Cuántas han sido? Sabías que dependiendo de la cantidad de parejas que hayas tenido, o con la que te hayas relacionado puede ser un indicador de la “gran falta y, por ende, de la eterna búsqueda inconsciente del amor de “madre” si eres hombre o de “padre” si eres mujer? Y esa realidad, genera conflicto en las relaciones, de tu parte a la pareja o de ella hacia ti?, ¿Lo habías pensado?

En esta oportunidad te invito a que te des el tiempo de honrar lo que ha significado cada una de esas relaciones. Ahora, dándote la oportunidad de reconocer, incluir, agradecer y honrar todo lo que haya experimentado, agradable o desagradable, la primera mujer o el primer hombre de tu árbol genealógico y les dé las “gracias por haber existido, independientemente de su historia, la conozcas o no”.

Es hermoso poder dar “las gracias” por todo lo que realizaron y dejaron de hacer, por la forma en la que se relacionaron: en la que dieron y recibieron amor, porque “gracias” a cada una de esas acciones, hoy estás abriendo tu corazón para darles su lugar en él, y así poder reconocer, incluir y honrar a tu “madre” o a tu “padre”, para luego hacerlo con todas las “mujeres” u “hombres” que hayan sido tu pareja.

Agradéceles también, porque cada una a su manera, te han recordado la falta de amor que existe en ti, y también lo que han experimentado tus ancestros, empezando por tus padres, tus ancestros más cercanos.

Alguna vez, ¿has reflexionado sobre cómo fue la educación y la relación de tus padres con tus abuelos? ¿Y cuánto se parece la relación que has tenido con ellos, y cómo eso ha afectado, directa o indirectamente, en la manera cómo te relacionas con tu pareja?

Si no lo has hecho, te invito a que lo hagas. Si tienes una relación de pareja estable, medianamente “feliz” honrar y agradecer fortalecerá la relación desde la estructura y tendrán bases más sólidas. Y si experimentas o has experimentado algún conflicto, o te encuentras sin pareja, podrás cerrar, consciente y sanamente esas vivencias, y no tendrás fugas energéticas, ni preocupaciones inconscientes y tu “corazón se abrirá” a una nueva forma de amar: diferente, pero honrando, incluyendo y reconociendo el aprendizaje.

Experimentarás lo que significa “relaciones sanas, armónicas, agradables, amorosas y placenteras”, lo que ampliará tu consciencia de abundancia y prosperidad emocional, desde el experimentar. Y todo cuanto logres, también estarás compensando de una manera expansiva tu árbol genealógico.

Mientras más honremos y experimentemos la gratitud ancestral, más armoniosos, más amorosos, más abiertos al disfrute y al placer experimentaremos relaciones más sólidas y duraderas en luz, paz, amor y prosperidad en el tiempo.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

parejafi

Cuánto tiempo nos dedicamos en la relación?

¿Tienes idea del tiempo que dedicas a tu pareja, y con ella a la relación? Cuánto tiempo comparten intereses, conversaciones, comidas, finanzas, viajes, deportes, tiempo libre, alimentos, disfrutes, placeres juntos como pareja?

No me refiero a las responsabilidades cotidianas de lo que significa la convivencia en sí: los gastos que se invierten en vivienda, alimentación; la responsabilidad como padres, los compromisos que se va adquiriendo con el tiempo, como actos para otros, etc.

Existe una realidad estándar propia de toda convivencia, pero la relación de pareja se distingue por el tipo de experiencia que cada una desarrolla en la calidad de tiempo que experimentan en función de sus gustos, intereses y placeres, en apoyo, presencia, unión, admiración, respeto y crecimiento.

En principio se ha de tener claro, en lo individual, cuáles son los gustos, intereses y placeres de cada quien. Y me detengo aquí, porque en sesión se observan muchos casos en los cuales la pareja no lo tiene claro, o siempre se hace, se viaja, se ve la película, se compra lo que el otro dice. Y la relación se vive sin placer, ni goce, ni entretenimiento o complaciendo al otro.

Existe una manera muy práctica y directa de darte cuenta de cómo es la dinámica en tu relación. Te invito a elaborar una lista de todo lo que realizas con la pareja. A partir de ahora observarás todo lo que haces durante una semana. Y en un cronograma vaciarás toda la información día a día. Te darás cuenta qué es lo que realmente compartes como  pareja, identifica sus gustos, sus placeres, sus goces y los tuyos, cuáles se viven?

Por supuesto, que una semana no será suficiente para tener una panorámica de cómo es esta dinámica. Pero, te daré un ejemplo. Lunes, desayunan juntos?  conversan, planifican algo para hacer solo los dos durante la semana. En la noche, qué hacen? Tienen compromisos familiares, sociales, con los hijos. Llega la hora de ir a  la cama, ven televisión, se quedan dormidos, porque el cansancio los agota, y así un día tras otro.

Te invito a que identifiques cuáles son los días, y las dinámicas que comparten y son propias de la pareja, en las que conversan, confrontan y se redimensionan y crecen como parejas. Cuántas veces se discute, conversan, planifican, en la que su tiempo es para y por ustedes. No hay hijos, familias, amigos, socios, sólo ustedes: sus gustos, intereses y placeres.

A partir de allí te darás cuenta si está bien para ustedes, o si quieres ampliar el tiempo de goce, de disfrute y de placer. Si sienten que se merecen por el tiempo que tienen en la relación, bien porque están empezando, bien porque llevan muchos años de convivencia, en la que se ha dedicado tiempo a las responsabilidades, a los hijos, a la familia, al trabajo, a las amistades. Pero, muy pocos a la realidad de ambos. Es hora de ir identificando qué es lo que más disfrutas hacer; cómo te das amor a ti mismo(a); cómo das amor al otro; cómo te gusta ser sorprendido; cómo te gusta sorprender a la pareja; cuáles son los lugares, países, cines, teatros, restaurantes, sitios para bailar, para desconectarse de la rutina, de los hoteles que quieres ir con tu pareja. Cuáles son los planes a mediano, a corto y a largo plazo como parejas dedicados a sus gustos, a sus intereses y a mejores y mayores placeres!

Te deseo con esto el mejor y más dichoso compartir de mucha calidad de vida y goce en tu relación de pareja.

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

La importancia de reconocer al otro

Sabes cuántos malos hábitos, acciones inadecuadas y conductas erráticas observas y

señalas a tu pareja. Será que si te pregunto cuáles y cuántas son pudieras elaborar una lista? enu-

pareja_viendose_a_los_ojos

merarlas y observar que superan las 10, inclusive, identificar cuáles te irritan, molestan, alteran y te distancian de tu pareja; darle un orden de importancia y afectación ? Piensas por demás que si no fuesen por esas acciones serían, sin dudas, la pareja perfecta?

Aún más, elabora una lista de “todas las debilidades”, es decir, todas las características, actitudes y hábitos “a mejorar”. Hazlo y te sorprenderás.

Y si lo hicieras contigo mismo(a), cuál resultado obtendrías. Inténtalo! Verás la gran transformación al terminar de leer el siguiente artículo: “la importancia de reconocer al otro”.

No ha de sorprendernos la facilidad con la que somos capaces de identificar las características y debilidades, tanto propias como las de la pareja. Menos sorprendente son los resultados porque forman parte de la dinámica de pareja que, paso a paso, generan desencuentros e incomunicación. En muchas ocasiones, i-rre-con-ci-lia-bles. Son producto de la crítica destructiva, de la consciencia de escasez, de nuestra falta de autoestima y de nuestro empeño en creer que es la única manera de hacer cambiar “al otro”.

La primera noticia, es que ningún ser humano genera cambios en sí mismo, si no siente la necesidad interna de realizar “algún cambio”. Así que por el hecho de estar recordando “al otro” la importancia del cambio, sencillamente “no lo hará”. Esa es una decisión y una acción completamente individual. Si lo haces estarás invirtiendo tu energía y tu tiempo inadecuadamente para obtener, luego,  mucha frustración.

Te invito a darte el permiso de establecer una dinámica de pareja diferente a la que, últimamente, has venido haciendo. Experimenta “reconocer positivamente” a tu pareja. Es muy importante porque donde enfocas tu atención allí se expande la energía y multiplicas esa realidad. Por eso, mientras más criticas más persistirá la conducta, el hábito y la característica que tanto te molesta tanto a ti como en el otro.

Sabes cuántas cosas hace tu pareja para complacerte, que no son necesariamente como a ti te gusta ser complacido/a? Sabes cuántas veces tu pareja se queda en silencio para no molestarte? o prefiere no hacer nada para que no le salga mal y, finalmente, le critiques? O te grita o te insulta, y lo que te está diciendo es “ámame”; “préstame atención” o “te amo, no sé vivir sin ti, pero no sé cómo expresarlo”. Parece mentira, cierto??? Pero es así.

Estamos habituados a dar golpes, ofender y criticar para expresar nuestra “necesidad de ser amados”, de quedarnos “callados para no molestar” o “estorbar”, porque no lo sabemos hacer diferente, porque nos falta el “coraje” para expresarlo. No lo hacemos para no perder, pero igual terminamos perdiendo. Perdemos la oportunidad de comunicarnos; la oportunidad de expresar el amor al otro; pedir amor; vivir desde el bienestar, desde la unión, desde la alegría, desde el goce, el disfrute y el placer.

Por lo que te invito a experimentar la observación amorosa a tu pareja, y reconocer aquello que hace por ti, por él y por la relación misma. Piensas, ves o escuchas que no lo hace. Sencillamente, “pregúntale”. Corazón qué cosas haces que sientes que yo no lo reconozco. Y te empezarás a sorprender  las experiencias que surgirán. Cuando reconoces que “recogió los platos” y los llevó al fregadero, aunque no los haya lavado. En vez de recordarle su falta de delicadeza por no “ayudarte a lavarlos”. Agradece el gesto. Y si quieres que los lave, entonces agradécele y exprésale lo bien que te hace sentir que te apoye en “lavarlos”. Y así, un sinfín de acciones… reconoce, reconoce lo que tu pareja hace por él, por ti y por la relación. Esa simple acción generará más confianza, más unión, mucho bienestar en la dinámica, mayor apertura. Hazlo y te sorprenderás… luego me cuentas!!!

Libertad Espinoza

Pro-Pareja y Pro-Familia

Psicoterapeuta y Coach de Pareja

SESIONES INDIVIDUALES, PAREJA

Talleres y seminarios

crecimientoyevolucion@gmail.com

58 (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71

parejaCritica

La crítica negativa,  el control y la desconfianza  nos alejan de la relación

Bienvenidos nuevamente a este encuentro de reflexión que nos invita a fortalecer la relación de pareja. En esta oportunidad exploraremos  realidades que día tras día afectan el acercamiento,  la comunicación, el placer y el gozo en la relación: la crítica negativa,  el control y la desconfianza.

Muchas de las parejas que asisten a sesión plantean que la crítica negativa, el control y la desconfianza impiden mantener un acercamiento e intercambio amoroso entre ellos. Se dan situaciones en lo que una de las parejas parece el propio “fiscal” observando, revisando, señalando lo que está o no ordenado y limpio mientras camina del cuarto a la cocina, o del baño a la sala; si la mesa está bien puesta o no… Recordando, constantemente, el cómo “deben estar las cosas en su casa”, pero también fuera de ella, que ya está “harto (a)” de decir siempre lo mismo, que nunca “el otro va a cambiar”.  O bien, el querer saber y controlar “todo cuanto ocurre en casa a la hora de salida, de llegada”; si la pareja  tiene que reportarse, cada hora, por mensaje de texto o llamada telefónica. Enfureciéndose, de tal manera, si no es atendido o recibe atención de inmediato.  Otra situación se da en aquellos que eligen todo el vestuario de su pareja e inclusive su ropa interior. O quienes generan la crítica en público, ridiculizando en “alta voz” a la pareja.

Las situaciones anteriormente señaladas generan muchísima tensión en la relación.  Las palabras tienen mucho poder y si la intención está cargada de una emoción de reproche, de descalificación, culpa, y generalizando todas las acciones, terminan haciendo sentir ofendida, desaprobada y descalificada a la persona que la recibe. Y quien lo expresa un se presenta como un ser muy superior y perfeccionista. Las acciones se van desgastando en sí misma. Lo cierto es que en ningún caso genera ganancia para la comunicación, el crecimiento, el respeto y el disfrute. Por lo que importa lo que se dice y más el cómo se dice.

Pero, por qué surge la crítica negativa, el control y la desconfianza? surge por la historia personal de cada quien. La carga emocional de la niñez, la relación y la dinámica de pareja que vivieron con  los padres, las situaciones no resueltas con parejas anteriores han marcando, en menor o mayor medida tu actual relación.

Si tuviste un padre o una madre que te descalificaba, te criticaba o te sobreprotegía. Y si la relación de pareja de tus padres fue conflictiva, estas realidades son un abono para tu nueva dinámica de pareja. Serás tú el que critica, controla y desconfía o será tu pareja la que tenga este tipo de comportamiento.

La buena noticia es que ahora al darte cuenta te das el total y absoluto permiso de hacerlo diferente. Cierra, amorosamente, reconoce y acepta la relación con tus padres y la de ellos como pareja y todas las relaciones anteriores. Y date el permiso de hacerlo diferente. Busca apoyo  profesional si te das cuenta que la requieres, te lo mereces!

Pero, así como existe la crítica negativa también existe el feedback, la retroalimentación que hace mejorar y crecer a ambos. Es importante identificar las conductas, las acciones específicas y no recargar la crítica sobre la persona, porque se trata de un hecho en particular. El hecho en sí no ha de determinar la totalidad del ser.

Por lo que en vez culpabilizar, lo importante es aportar soluciones, que implique el “cómo se puede hacer mejor la próxima vez”, y dar el tiempo y el espacio para que el otro lo pueda comprender. La retroalimentación invita a revisar situaciones específicas y concretas y evita las generalizaciones. Es diferente expresar “siempre te equivocas en todo”, a decir, “esta no es la dirección”.

Pero, cuándo y cómo revisar lo que está ocurriendo. Es importante tener a diario un encuentro  para compartir en pareja lo que han hecho. Reconocer los logros obtenidos y celebrarlos. No para indagar como FBI, ni ser detective. Aún más, es preciso un encuentro semanal donde a partir de los propósitos a trabajar en lo individual y como pareja lo puedan conversar, compartir y apoyarse mutuamente, para alimentarse y crecer ambos en sinergia, y lo más hermoso “desde el amor”. Por eso tu pareja ideal, es la que tienes, a través de ella puedes ser mejor y disfrutar cada vez más la vida.

Hasta el próximo encuentro!

Libertad Espinoza

Para sesiones privadas y talleres

crecimientoyevolucion@gmail.com

0412 916 69 83 – 0212 618 22 71

hombre-mujer

El Hombre Sagrado y la Mujer Sagrada

Bienvenidos, esta entrega es para ti: si eres hombre o si eres mujer. Hoy dedico este artículo al hombre sagrado y a la mujer sagrada que todos somos.

Y es que la vida, la historia personal de cada ser humano “hemos de concebirla como un hecho sagrado” en su totalidad. Si concebimos nuestra existencia como lo que es “un hecho sagrado por ser hijos de la divinidad”, “hijos de la luz” estaremos más atentos a las experiencias de vida y de cómo ellas nos generan experiencias, momentos nutritivos, calidad y bienestar o circunstancias y experiencias tóxicas y hasta letales. Y la pregunta es, qué mereces y estás dispuesto a vivir tú?

Ni el hombre es mejor que la mujer; menos la mujer mejor que el hombre. La divinidad no se ha equivocado en concebirnos como lo ha hecho. Las mujeres somos  seres extraordinarias;  dadoras de vida, multiplicadoras de la luz desde nuestro vientre, gran centro de poder. Tenemos la bendición de ser la fuente de la prosperidad,  la abundancia y felicidad. Nutrimos y contenemos a nuestros hijos, hermanos, a nuestros hombres y al mundo con nuestros pensamientos, emociones y acciones específicas.

Los hombres por su parte representan la fuerza, la fe, la creencia en la vida, la estrategia, la determinación,  la acción, el logro, la firmeza, la protección, el paso a paso de la vida, el cómo se da la producción de la prosperidad en sí misma..

Hoy te invito a reflexionar sobre la extraordinaria mujer u hombre que eres. Te sientes a gusto contigo mismo, con lo que piensas y piensan de ti. Experimentas lo sagrado en ti?  Te sientes amado, honrado, reconocido, admirado, apoyado, bendecido por la divinidad, tu familia, pareja. Cuáles son los pensamientos más internos y externos que te separan de tu ser mujer o tu ser hombre?  Puedes reconocerlos? Cuáles son los pensamientos más negativos que tienes sobre el hecho de ser mujer como hijo(a), madre/padre;  profesional; amigo(a);  amante o empresario(a)? Te sientes en desventajas ante el hombre o desventaja ante la mujer?

El poder reconocer los pensamientos más limitantes, es decir las creencias y los paradigmas más negativos que tenemos sobre nosotros mismos nos dará las respuestas del por qué obtenemos  resultados no deseados. Como co-creadores de nuestros pensamientos generamos lo positivo o negativo de nuestros resultados.

Y nos preguntamos, cuántas exigencias pesan en nosotros por  el hecho de ser hombre/mujer; lo que la sociedad espera de nosotros, la cultura, nuestra familia, amigos, pareja. Pero, la verdad es que si actuamos y vivimos desde la expectativa de lo que los demás esperan de nosotros, vivimos desde el pretender y no estaremos viviendo desde el ser que somos. Por lo que nos sentiremos sobre-exigidos y, finalmente, agotados y hasta decepcionados, y por más que hagamos será muy difícil complacer a todos.

Mientras que si vivimos  conectados con nuestro sueño, con lo que queremos experimentar en esta vida, reconociendo la manera cómo queremos “impactar de manera positiva” a la sociedad, o algo tan sencillo desde el lugar donde habitamos, nuestro círculo familiar, de amistades, etc. Estaremos más en contacto nuestro ser. Y ese es el desafío, rencontrarnos, redescubrir quién somos, qué queremos y hacia dónde vamos.

Hoy te invito a que visualices cómo te gustaría que te recordaran cuando ya no estés entre nosotros. Para que cada vez más te conectes con tu sueño, con tu misión, con tu propósito de vida, con tus dones, talentos, habilidades y competencias. No viniste aquí a complacer a otros, sino a descubrir cuál ha sido el regalo que la divinidad te ha dado para que desde allí compartas lo mejor de ti, y mientras más estemos viviendo desde lo mejor de cada uno, estaremos siendo la gran luz que ilumine a toda la humanidad.

Así no buscaremos a que nuestra pareja llene el vacío con el que nosotros no hemos dado, ni exigirle que nos haga felices, cuando aún no sabemos reconocernos. La pareja será un gran espejo, un gran maestro para que empecemos a reconocernos en quién somos.

Así que cada desencuentro de pareja, es una forma silenciosa que tiene nuestro ser de recordarnos que es momento de “mirar adentro” para crecer, cambiar y evolucionar.

Libertad Espinoza

Coach de Pareja y psicoterapeuta

Para sesiones privadas, talleres y seminarios

Contactar a través del (0412) 916 69 83 – (0212) 618 22 71 – correo: crecimientoyevolucion@gmail.com

Por qué  Cuesta tanto Divertirnos en Pareja

Por Libertad Espinoza

Bienvenidos a este nuevo encuentro. Esta entrega está dedicada a revisar el por qué cuesta tanto divertirnos en pareja. Y la pregunta es inminente, desde tu total y absoluta honestidad, del 1 al 10, cuánto tiempo dedicas a divertirte en pareja?

parejas-aburridas

La forma en la que nos divertimos varía de pareja en pareja, y en lo individual de la historia personal de cada uno. Existen parejas muy abiertas al goce, al disfrute y al placer. No obstante, a otras les cuesta un tanto más.

Podrás recordar que en sus inicios siempre encontraban el tiempo, el dinero y la complicidad divina para disfrutar a lo máximo cada momento. Pero, al pasar el tiempo todo empezó a cambiar. Y surge en ti un dejo de nostalgia de los momentos vividos y la interrogante de cómo reconectarte y retomar, con la experiencia y sumar el conocimiento mutuo que tienen en la relación, para darse mejores y más momentos de dicha.

Reconocer y estar consciente de la propia historia personal dará una visión para mejorar esta situación. Y les pregunto cómo fue su infancia? Cómo y cuánto tiempo disfrutaron su niñez, sus juegos, sus ganas de comer dulces, helados, tortas, etc.? Cuánto permisos les dieron?, y cuántas prohibiciones?

Te preguntarás si existe alguna relación entre tu infancia y el disfrute en la actualidad?  te respondo que sí, y mucha: si fuiste un niño o una niña herida o con muchas necesidades sin cubrir o si fuiste una niña o niño feliz;  si  pudiste disfrutar o no.

Si tu infancia fue alegre, marcará una tendencia positiva a disfrutar cada vez más en la relación. Pero, si tu niñez fue llena de responsabilidades, de situaciones adversas que te involucraron tempranamente en el mundo adulto, te costará mucho más la entrega, el tiempo y el permanecer presente en el disfrute. Sí, desde una exquisita cena, el degustar un trago, una salida a una fiesta, unas vacaciones, un viaje, un día de playa o, una simple y sencilla visita a familiares y amigos. Entonces, cómo fue tu infancia, y la de tu pareja?

La noticia del evento y todo lo que ocurre durante la salida, la estadía y la despedida de la situación, la llegada a  casa (si realmente se llega a salir) o el final de la experiencia, todo va generando una estructura, que se repite una y otra vez. Y en ocasiones, ya cada quien se dibuja en su mente y siente en su cuerpo lo que ocurrirá. Entonces, cuál es el sabor que te deja la experiencia? Cuánto tiempo dura?

Cómo es tu pareja? Le gusta divertirse, te lo pide, te lo exige, te lo reclama y, luego te pasa factura por lo mal que la pasó? Y a ti te parece que exagera, porque tu trabajo y tus compromisos, te hacen pensar que necesitas vivir otro tipo de descanso diferente al planteado por tu pareja. Por ejemplo,  típico ella/él quiere salir y tú quieres quedarte en casa, o viceversa. Y a la larga esa dinámica, repetitiva, va resquebrajando los encuentros de placer. En otro artículo hablaremos sobre la sexualidad, su frecuencia y disfrute, que también es un gran tema, y por su extensión e importancia dedicaremos su tiempo.

Y la pregunta es, se puede transformar y mejorar al máximo esta situación. Sí. Te sugiero que revises terapéuticamente tu historia personal y abras tu corazón ante tu pareja, porque si eres tú a quien le cuesta divertirse, seguro tu pareja te trae la bendición de enseñarte. Y si por el contrario tu pareja le cuesta experimentarlo, entonces eres tú el de la bendición de enseñarle. En todo caso, se precisa tomar consciencia de lo que está pasando, darse cuenta a tiempo y tomar las medidas a tiempo para que su relación de pareja sea experimentada desde el disfrute, desde el goce y el placer.

Te lo mereces, eres inocente de lo que hayas vivido en tu infancia. De lo que haya pasado en la infancia y en la relación de pareja de tus padres y de tus ancestros. Y hoy, más que nunca tienes la bendición divina para hacerlo diferente.

Así que empieza hoy mismo a elaborar la lista de todo lo que quisieras disfrutar y gozar en pareja y ponle fecha y experimena lo sagrado del placer.

Puedes darme tus comentarios a través de mi correo  crecimientoyevolucion@gmail.com

Libertad Espinoza Terapeuta y Coach de Pareja

Para sesiones y talleres

Previa cita

crecimientoyevolucion@gmail.com

tf. 0412 916 69 83 – 0212 618 22 71

Aprender a amarte a través de la relación de pareja

PorLibertad Espinoza. 28/4/2013

apre

Hoy tengo una gran noticia para ti: puedes aprender a amarte a través de la relación de pareja, aún si estás pasando por una gran crisis. Y es que toda dinámica de relación se puede reenfocar en una manera diferente a la actual, porque toda la experiencia que vives en tu relación es producto del paradigma que has creado, y ese paradigma se manifiesta en lo que obtienes como resultado en la relación en sí. ¿Te gusta? ¿Quieres sentir más amor? ¿Quieres fortalecer la calidad de vida de tu relación? ¿Quieres saber cómo? Te invito a leer hasta el final, y a que me envíes tus comentarios al respecto, porque también me enseñarán a aprender amar más.

¿Cuántas veces te has quedado esperando por las “manifestaciones de amor” que tanto mereces y te nutren?; un “te quiero” o “un te amo”; o “un abrazo”; un acompañamiento, un apoyo en alguna circunstancia en particular, en la que lo has requerido. Pero, no has obtenido la respuesta que se supone?

Uno de los aspectos que hemos de tener presente, primero en nosotros mismos y luego en el compartirlo con nuestra pareja es la manera en la que nos sentimos amados y correspondidos. Y en el cómo nos gusta, nos nutre, nos expande dar amor “al otro”. Nos hemos enfocado en “el suponer” que se ama y se comparte ese paradigma, pero aún nos falta el “reconocer el cómo es en nosotros”, en “el cómo hacia nuestra pareja” y en “el cómo crear nuestras propias maneras de amarnos, a nuestro estilo como resultado de la convivencia”, por ende, el convivir en pareja se convierte en el puente que  permite darnos cuenta de cuánto nos amamos a nosotros mismos y nuestra capacidad de amar al otro.

Te invito a que empieces hoy mismo, conscientemente a explorar en ti cómo te gusta sentir amor, es decir, que identifiques cómo te expresas amor a ti mismo(a):

Elabora una lista de 21 maneras en la que te amas: ejm. 1. Cuando descanso, 2. Cuando me alimento sanamente, 3. Cuando solicito apoyo por algo en particular, 3. Cuando disfruto de un día de playa, etc.

Una vez que obtengas tus primeras 21 maneras de amarte, explóralas. En principio, te invito a que te des el permiso de hacerlo sólo tú. Luego, puedes incorporar a tu pareja, siempre y cuando le comuniques lo que estás haciendo y le preguntes si está dispuesto(a) a apoyarte.

Es preciso, soltar la expectativa sobre la respuesta que te dé, ya que no es indicativo, en lo absoluto, del amor que siente por ti. Ese es un  paradigma que hemos de transformar en el relacionarnos en pareja. Partimos de que la realidad de la pareja es diferente a la nuestra, sus necesidades e intereses nos son, necesariamente, iguales a las nuestras. Y de eso hablaremos en otra oportunidad. Hoy nos enfocaremos en conscientizar en el cómo nos amamos a nosotros mismos.

Por lo que te invito a que elabores una lista de 21 manera de cómo te gustaría ser amado(a) por tu pareja.- 21 maneras que te gustaría te sorprendieran amorosamente. 21 maneras de cómo te gusta y expresas amor a tu pareja y 21 maneras de cómo te gustaría sorprenderla.

Te muestro un ejemplo típico que puede ser transformado. El día del cumpleaños esperas ansiosamente un regalo, un detalle. Pero, partes de que es obvio que la pareja sabe lo que “debería” ser el regalo o la sorpresa en sí. Al final, la pareja termina regalando lo que a ella le parece “genial”, pero no es recibido de esa manera. Lo diferente sería, que comuniques a tu pareja lo que quieres recibir y si le quiere agregar una sorpresa, también será bienvenida.

Puedes compartir esta experiencia con tu pareja, e identificar al ritmo y al gusto, cuándo y de qué manera explorar esas formas que están descubriendo en sí mismo y a través del otro.

Aclaro, la relación es un proceso con las características propia de cada  relación. Y se requiere de ser consciente que todo cambio también requiere constancia, amor, dedicación y un tiempo para que genere un resultado diferente. Y eso es lo hermoso de vivir en pareja, un gran desafío al crecimiento y a la evolución individual y la de ambos.

Libertad Espinoza – Renacedora, Coach de Pareja – Consteladora, especialista en Psicogenealogía y Metagenealogía – Para sesiones individuales – talleres y seminarios contactar a través del correo crecimientoyevolucion@gmail.com – tf. (0212) 618 22 71 – (0412) 916 69 83.

LA CRISIS EN LA RELACION DE PAREJA. 

Por Libertad Espinoza. Articulo del 14/04/2013

discusion-de-pareja

Cuéntame, eres hijo de padres separados?, de padres que aunque vivían juntos, se la pasaban discutiendo y  recuerdas una relación conflictiva entre ambos? Hubo infidelidades, separaciones abruptas, violentas o muertes? El padre o la madre trabajaba demasiado y no compartían en parejas? Presenciabas escenas de celos, de desconfianza, de constante llamadas, reclamos, de inseguridad: económica, emocional, religiosa, cultural, social? Existencia de relaciones paralelas? No hubo abrazos, besos, manifestación alguna de afecto? O simplemente se fue; nunca estuvo o no conociste a tu padre?, entre otras realidades!!!

Sabías que cualquiera de las experiencias nombradas u otras similares determinan tu actual relación o futura relación de pareja? Te invito a que recuerdes la edad en la que presenciaste o escuchaste sobre la dinámica de la relación de pareja de tus padres o de las personas con las que te criaste (padres sustitutos, tíos, etc) Qué edad tenías cuando te diste cuenta que tus padres eran pareja, o “despertaste a la vida”? Ese es el tiempo en el que, en el 90% de los casos, surgen y han surgido las “crisis en la relación de pareja”.

Te invito a que reflexiones sobre la edad que tenías cuando te diste cuenta de la realidad de pareja de tus padres: si vivían o no vivían juntos; si eran parejas o no estaban casados; si mamá era la “madre/padre” siempre “sola”. Estos  datos son importantísimos, porque esa experiencia en tiempo quedó “grabada” en lo más profundo de ti, y cuando no se ha sanado, tarde o temprano vivirás “una crisis” en tu relación de pareja.

Quieres saber cómo? Pregúntate, cuánto tiempo dura la armonía, el equilibrio, la paz y la tranquilidad en tu relación de pareja? O tus relaciones en sí, cuánto tiempo duran? Un día, una semana, 3 meses, 2 años. A lo largo de todo el tiempo que llevo “apoyando la revisión de la relación de pareja”, hemos encontrado que la coincidencia de tiempo de crisis coincide con aquellas experiencias en tiempo que impactaron y, por ende, afectaron “profundamente” la realidad del niño, niña o adolescente en su crecimiento y despertar a la vida. Luego ya, el nuevo adulto, en su convivencia de pareja surgen los conflictos. Ha sido a través de las sesiones en la que nos hemos dado cuenta que se repiten justo en los años en los que se han impactado.

Se da la crisis cada dos años, o cualquiera que haya sido el año, con amenaza de “ya no aguanto más”; “hasta aquí” o “esto se acabó”, y realmente en algunos  se acaba: La razón por la que ocurre esto es la siguiente; la experiencia queda registrada como “memoria celular”, justo al llegar ese tiempo pasarás nuevamente por el trauma. Y tendrás dos reacciones: o huyes y finalizas la relación, o la confrontas “la crisis” hay quienes permanecen bajo perfil, hasta que tarde o temprano, las aguas vuelven a calmarse.

Te doy un ejemplo: existen relaciones de pareja que duran entre 6 ó 9 meses. Cuando revisas la “historia personal” de quien asiste a consulta te das cuenta que coincide con la edad que tenía cuando sus padres se “separaron” o hasta cuando sucede la muerte de uno de sus progenitores, por lo general la del padre. O el padre que se trasladó a trabajar a otra ciudad u otro país.

Entonces, vemos realidades de personas que no concretan una relación. Se han dado los casos en los cuales la madre ha salido embarazada y el padre nunca se enteró, o enterándose la abandona. Vemos parejas que siempre la abandona o son ellas las que abandonan a sus parejas. O relaciones en las que cada 2años y medio, 4 ó 6 años se da una movida que amenaza la relación. Cómo se resuelve: Algunos buscan a un profesional, o se resisten y pasan la tormenta. Luego, todo se calma, hasta que después pasado el tiempo, a los 4años y medios, u 8 o 12 años, resurge la “crisis”. Pero, se sana. Por supuesto, es sólo un ciclo que lo más sano es cerrarlo. Honrarlo como experiencia vivida y darle su lugar.

Cuéntame, entonces, cuándo surgen y por qué crees tú, a partir de cuál experiencia aparece la “crisis” en tu relación de pareja?

Libertad Espinoza – Renacedora, Coach de Pareja – Consteladora, especialista en Psicogenealogía y Metagenealogía – Para sesiones individuales – talleres y seminarios contactar a través del correo crecimientoyevolucion@gmail.com – tf. (0212) 618 22 71 – (0412) 916 69 83.

 Un nuevo enfoque de Bienestar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s